Patrimonio Religioso

En la zona más alta del pueblo nos encontraremos con la iglesia parroquial de La Virgen de La Liena, la cual, apenas conserva de su edificación original, una ventana geminada con dos arcos en uno de sus muros, de mediados del siglo X. Junto a la iglesia se encuentran restos de una necrópolis medieval. Las tumbas antropomorfas, excavadas en la roca, están en muy buen estado de conservación. En la web romanicoaragones.com encontrarás más información.

Dominando la panorámica general de Murillo, nos encontramos con la iglesia de San Salvador. Está catalogada como Bien de Interés Cultural, uno de los iconos del arte románico aragonés, que predominó en la zona en los siglos XI y XII. A destacar la cripta del Santo Cristo, que consta de tres naves. La importancia de esta cripta reside en que tan solo hay ocho catalogadas en toda la península. Nuevamente en la web romanicoaragones.com podrás conocer mas detalladamente este enclave.

Muy cerca, en la pedanía de Concilio, también perteneciente al municipio de Murillo de Gállego, nos encontramos con otra iglesia de estilo románico, La Virgen de Concilio, siendo esta también considerada Bien de Interés Cultural, así como Monumento Nacional.

Si eres amante de las piedras y el arte románico Murillo de Gállego no te dejará indiferente, en un lugar tan mágico descubrirás mucha historia, caminaras por el paso de los años, notarás el poder que emana de sus calles empinadas.

Llegarás a la cima dónde podrás ver el pueblo en todo su esplendor, notarás que sin duda Murillo de Gállego es energía pura.

¡¡Volverás seguro porque es un lugar que atrapa!!

Patrimonio etnológico

Murillo de Gállego conserva la magia del paso del tiempo, los primeros asentamientos en el pueblo se encuentran en la cima del mismo, y los restos como la necrópolis así lo constatan. Durante el periodo 1104-112 fue un reino independiente.

La reina Berta, segunda esposa de Pedro I de Aragón, fue soberana del Reino de los Mallos. El Rey de Aragón le concedió como dote la propiedad de Murillo, Riglos. Agüero y Marcuello. Apenas han llegado hasta nosotros restos del castillo aunque si la zona donde se supone que estuvo ubicado, conocida actualmente como A Torre. Desde allí se controla toda la Galliguera y actualmente se ha creado un Parque Geológico.

Presenta un encantador casco urbano formado por un irregular entramado de calles que se han sabido adaptar perfectamente a la morfología del terreno. Viviendas principalmente de piedra y tapial que responden a la tipología típica de la zona.

Cuando estés paseando por sus calles, presta especial atención a los símbolos y marcas de las diferentes épocas de la historia que hemos atravesado. Encontrarás dinteles con inscripciones en celtíbero, así como “religadas”. Una “religada” es una palabra de origen aragonés, que hace referencia a los símbolos protectores que se pueden encontrar en puertas, fachadas o amuletos a lo largo de todo el Pirineo.

En la calle de la Morería, ahora llamada Morera, podrás encontrar curiosas marcas en las fachadas de la calle, que indican la conversión forzosa al cristianismo al que se vieron abocados los llamados moriscos que ahí habitaban en los siglos XVI y XVII. Hay que recordar que en esa época cerca del 20% de la población aragonesa era de origen musulmán

Ermitas monte

Junto a la marquesina del autobús en la carretera A-131 parte un camino señalizado que se encuentra al norte de Albero Alto. Situada a menos de un kilómetro del núcleo urbano.

La ermita de San Ginés es un pequeño edificio, levantado en una llanura próxima a la población, de planta rectangular, nave única y cabecera planta orientada al este. 

En el exterior es visible la fábrica de sillería en el zócalo formado por dos hiladas de piedra sillar de tamaño irregular. El resto del alzado sería en tapial de tierra enlucido y pintado de blanco en la actualidad. El alero es de ladrillo y la nave se cubre con tejado a doble vertiente. La puerta de acceso, en arco rebajado, se sitúa a los pies del templo y a su lado se dispuso un pequeño vano de iluminación. En el interior la nave está dividida en dos tramos mediante un arco diafragma apuntado de piedra sillar que arranca desde el suelo.

San Juan de Barto, en Santa Eulalia de Gállego casi en la linde con Ardisa, está asentada la ermita que vamos a visitar, aunque eclesiásticamente pertenece a Ardisa y es, esta villa la que está trabajando tenazmente por conseguir su restauración, que ya comenzó en años pasados.

El lugar, metido entre altas laderas de pinos, chaparros y todo tipo de monte bajo, da sensación de que allí no llega «ni Dios»; pero me han comentado que en fechas concretas, son de varios pueblos, Murillo de Gállego, Santa Eulalia, Puendeluna, Casas de Esper y Ardisa, los que manteniendo sus tradiciones, visitan el lugar acudiendo en romería.

Pedanías

Concilio, aldea de Murillo de gallego, está situado a tan solo 4 Km de Murillo, frente a los Mallos de Riglos y junto a un bosque de robles centenarios. Su núcleo urbano permanece casi intacto desde hace ocho siglos.

Su iglesia parroquial “Virgen de Concilio”, es de origen Románico y fue declarada Monumento Nacional en 1931.Junto a la iglesia se encuentra un pajar, “Pajar de Chorra” que conserva en sus muros un arco mozárabe, el único resto de un importante monasterio visigótico que se incendio misteriosamente en 1215, también declarado Monumento Nacional.

Moran, otra pedanía que también pertenece a la villa de Murillo de Gallego, está situada en la margen del río Gállego, a tan solo 2.5 Km de Santa Eulalia. Se tienen datos desde el año 1700 y se sabe que las dos primeras casas se instalaron, una en la parte alta del pueblo y otra en la parte baja, dando así lugar a sus nombres “Casa Alta” y “ Casa Baja”, actualmente cada casa conserva su lagar, testimonio de su tradición vinícola.

Esta pequeña aldea conserva su estética de antaño, esta rodeada de montes, barrancos… Sus tierras agrícolas están en accidentados terrenos divididos en franjas (fajas) y sostenidas por paredes de piedras (margines) creando terrazas que fijan el terreno y en las que podemos ver espectaculares olivos centenarios e incluso milenarios así como almendros y viñedos.

Destacamos la fuente de Moran situada al borde del barranco del pueblo en un paraje frondoso rodeado de pinos.

Romerías, fiestas

En Invierno destacan las hogueras en honor a Nuestra Sra. de la Candelaria y San Sebastián, pero sobre todo la fiesta de los niños, la noche de las ánimas, todos los niños durante la tarde preparan su calabaza y cuando cae la noche, comienza el paseo nocturno; trucos, caramelos, y algún susto!

Murillo de Gállego, por su situación en el límite entre la depresión del Ebro y los Pirineos, es el lugar ideal para los amantes de la Naturaleza. Geólogos, Ornitólogos, Botánicos encuentran aquí un pequeño paraíso reconocido a nivel mundial.Para cualquier persona que nos visite, Murillo será un lugar sorprendente. Todo te gustará, las impresionantes paredes de los Mallos con el salvaje cañón del río Gállego a sus pies, los almendros en flor,

los centenares de rapaces que surcan sus cielos o la luz que envuelve todo el paisaje en este maravilloso rincón del prepirineo.

Diversión, tradición, fiestas y mucha cultura se mezclan durante todo el año, con los sabores de nuestra tierra. 

tradiciones populares

Murillo de Gállego es un lugar vivo y de tradiciones, como habrás ido comprobando.

Nuestras fiestas patronales en honor a San Bartolomé tienen su día grande el 24 de agosto, comienzan con el volteo de campanas y un curioso sainete (teatro tradicional) donde salen a relucir las anécdotas del último año. Rondas por las calles, teatro, música, talleres y el tradicional concurso de Calderetes, que tras más de 30 ediciones sigue congregando a todo el pueblo a cenar en la plaza.

Las romerías a San Juan de Barto, San Ginies y La virgen de Concilio o la Semana Santa, llenan el año de tradiciones, a las que sumar distintas actividades culturales, educativas, musicales… a lo largo de todo el año. Puedes seguirlas en nuestro calendario… ¡¡¡estás invitado!!!

El domingo más cercano al 23 de abril se celebra, desde Murillo a Santolaria, el tradicional descenso de nabatas por el río Gállego. Una actividad organizada por la Coordinadora Biscarrués Mallos de Riglos y la Asociación Nabateros d’a Galliguera.